lactancia-materna-caries

Lactancia materna y caries

Lactancia materna y caries es un tema que tiene bastante controversia, es muy habitual escuchar que la lactancia materna provoca caries, a veces parece que ni los propios expertos se aclaran. 

Hay quienes dicen que se debe dejar la lactancia cuando al bebé le salen los dientes, ya que tiene más riesgo de sufrir caries, pero… ¿Cuánto hay de cierto? ¿Realmente la lactancia materna provoca caries? Hoy vamos a profundizar un poco más en el tema.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y, posteriormente, continuar la lactancia junto con la Alimentación Complementaria al menos hasta los 2 años. 

Si tenemos en cuenta que los primeros dientes empiezan a salir alrededor de los 6 meses, sería absurdo pensar que es mejor dejar la lactancia por si a nuestro bebé le salen caries.

lactancia-materna-y-caries

Si nos remontamos a nuestros antepasados, la lactancia se extendía hasta aproximadamente los 7 años, sería lógico pensar que existen restos en los que se hayan encontrado caries, pero lo cierto es que son muy pocos.

Podemos pensar también en los animales, los animales siguen mamando aún teniendo dientes y no es habitual encontrar caries en cachorros.

Entonces, todo parece indicar que la lactancia no tiene mucho que ver con las caries, ¿Pueden ser debidas a otros factores? La respuesta es SI.

¿Cómo se producen las caries?

Una caries es un proceso destructivo del diente como consecuencia de la desmineralización de la superficie dental.

Las caries pueden aparecer en los dientes de leche y en los definitivos.

Las bacterias se alimentan de los restos de glucosa que hay en los dientes y por eso se produce la desmineralización de la superficie dental.

Las bacterias en contacto con la glucosa producen ácidos, que son los que dañan el esmalte y producen la desmineralización, provocando así las caries.

lactancia-y-caries

Para que se produzcan las caries se deben dar una serie de factores:

  • Que existan dientes: si todavía no le han salido los dientes a tu bebé, no puede tener caries, aunque se recomienda limpiar las encías con una gasa o cepillo de silicona para ir habituando a tu bebé al proceso de limpieza dental.
  • Presencia de bacterias: el azúcar por sí sola no daña el esmalte dental, tiene que estar en contacto con bacterias. Muchas veces, las bacterias proceden de los propios cuidadores del bebé, al soplar la comida o al dar besos en la boca.
  • Azúcares presentes en la alimentación: los alimentos con más de un 14% de azúcares son de riego alto para la aparición de caries. Habitualmente los primeros alimentos que le ofrecemos a los bebés son zumos, papillas, plátano… todos ellos de alto riesgo.
  • Tiempo de contacto: el tiempo que está el diente en contacto con el azúcar es determinante. Cuando ofrecemos alimentos de textura más espesa o pegajosa, se quedan más restos en los dientes. Debemos lavar los dientes en los 20 min siguientes a la ingesta del alimento para reducir el riesgo de caries.

bebe-comiendo-galleta-pegajosa-caries

  • Cantidad de exposiciones: no es lo mismo estar expuesto a los azúcares 5 veces al día que 20. Nadie le cepilla los dientes a su bebé 20 veces, pero sí es muy común ver a bebés o niños pequeños con una galletita en la mano durante todo el día, este tipo de costumbres aumentan significativamente el riesgo de aparición de caries.
  • Factores de resistencia individual: cantidad de saliva, tipo de esmalte, anatomía irregular de la superficie dental, y demás circunstancias individuales.

¿Cuál es el papel de la lactancia materna en la salud bucodental?

La lactancia materna tiene múltiples beneficios para la salud bucodental del bebé.

El bebé que es alimentado con lactancia materna fortalece más su mandíbula, aprende a respirar por la nariz, tiene un mejor desarrollo de la musculatura y menor riesgo de maloclusiones dentales debidas al uso excesivo de chupetes o biberones.

La leche materna tiene un pH adecuado, es decir, no modifica el ph de la boca, además, contiene inmunoglobulinas que inhiben el crecimiento bacteriano.

La leche materna contiene también minerales (calcio, fósforo) y proteínas que favorecen la remineralización.

Todos estos factores demuestran que la leche materna no produce caries, si no todo lo contrario, ayuda a prevenir la aparición de caries.

Esto nos hace ver que no es cierto que la lactancia materna produzca caries,  las caries aparecen debido a la alimentación y la mala higiene bucodental.

¿Ocurre lo mismo con el biberón?

Con el biberón se producen las llamadas “caries de biberón”

El biberón tiene un contacto directo con los dientes, por lo que la leche está más tiempo en contacto. Con el pecho esto no ocurre, ya que el pezón se coloca al final de la boca (entre el paladar duro y el blando) y la leche pasa sin a penas tocar los dientes.

bebe-tomando-biberon-caries

Las leches de fórmula, muchas veces tienen alto contenido en azúcares, además, no tienen un ph adecuado (como sí ocurre con el pecho), es por ello que es más probable que produzcan caries.

El mayor problema se encuentra en los bebés que se duermen con el biberón, ya que no vas a despertarlo para lavarle los dientes.

Además, cuando un bebé se duerme con el biberón en la boca, la leche continúa saliendo y se acumula en la boca, por lo que el tiempo de contacto con los dientes es mayor.

Si tenemos en cuenta que muchos biberones se dan con cereales (algo no muy recomendable), el riesgo de caries aumenta, ya que los cereales habitualmente contienen más azúcares, y espesan el biberón, por lo que la leche se adhiere más a los dientes.

¿Cómo prevenir la aparición de caries?

La mejor forma de prevenir la aparición de caries es teniendo una correcta higiene bucodental, tanto el bebé como los padres.

Tengamos en cuenta que cuando estamos soplando los alimentos del bebé, o le damos besos en la boca, le estamos pasando bacterias, si tenemos caries activas es mejor evitar estas prácticas.

mama-cepillando-dientes-bebe

Debemos cepillar los dientes del bebé al menos dos veces al día, con un cepillo adecuado, y siempre después de los alimentos que sean muy pegajosos (algún tipo de dulce por ejemplo).

Es muy importante cuidar la alimentación y evitar el exceso de azúcar.

No hay problema con dormir al pecho, pero sí debemos intentar evitar que el bebé se duerma con el biberón en la boca, de noche la producción de saliva disminuye y esto hace que las caries tengan un entorno ideal para aparecer.

Recuerda usar una pasta de dientes con 1000ppm de flúor desde la aparición del primer diente, la cantidad adecuada para un bebé es la de un granito de arroz, simplemente raspando un poquito el cepillo en la pasta.

Si tienes una correcta higiene bucodental con tu bebé y una buena alimentación, el riesgo de sufrir caries disminuye considerablemente.

Si aún así, tu bebé tiene caries, debes llevarlo al dentista, ya que las caries en los dientes de leche repercuten en los definitivos, además de que pueden provocar dolor.

¡Es recomendable acudir al dentista desde la aparición del primer diente!

Tabla de contenido

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores tips sobre crianza respetuosa

Tus datos estarán seguros. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores consejos de crianza respetuosa

Tus datos serán tratados con máxima responsabilidad. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.