Crianza ecológica

¿Te gustaría saber cómo criar a tus hijos de una manera más sostenible, saludable y natural?  Aquí te explicamos cómo puedes lograrlo con pequeños cambios.

¿En que consiste la ecoCrianza?

La crianza ecológica o crianza sostenible es más que un simple concepto que se ha puesto de moda, es parte de tus valores, de tus principios y de tu estilo de vida. Además, está directamente relacionada con hábitos saludables y con una alimentación mucho más sana y natural, lo que redundará en grandes beneficios para los más pequeños, para ti y para el medioambiente.

crianza ecologica

Cuando te dispones a criar a tu bebé mediante la crianza sostenible, te comprometes a tomar e incorporar a tu día a día una serie de hábitos más saludables y sustentables para favorecer el desarrollo de tu bebé y preservar el medioambiente.

¿Qué mundo quieres que se encuentren tus hijos?

Toda madre o padre querrá que sus hijos hereden un mundo fértil, libre de contaminación, seguro y con una atmósfera sana donde respirar aire puro, gozar de alimentos saludables o disponer de agua potable en casa sea la normalidad. 

Pero lo cierto es que el camino que está tomando nuestra sociedad es un camino que conduce a un fin bien distinto. 

En muchos lugares la contaminación ya no nos permite ver el bello color azul celeste de nuestros cielos, el agua potable es cada vez más escasa y va camino de convertirse en el oro del futuro, los pesticidas y otros tóxicos son ya parte de nuestra alimentación y así podríamos seguir un día entero.

Por ello volvemos a replantear la pregunta: 

¿Qué mundo quieres dejar a tus hijos?

En este punto, no es suficiente con desear un mundo de ensueño. Lo único suficiente es “coger al toro por los cuernos” y afrontar ese cambio de hábitos que sí suman. Entonces estarás cumpliendo con tu parte para que tus hijos sí tengan un mundo mejor, estarás predicando y educando a tus hijos con el ejemplo y te sentirás mejor contigo mism@.

eco crianza

¡Do it right, protect their future!  ¡Hazlo bien, protege su futuro! = Crianza sostenible

Esta frase, que aparece bajo nuestro logo de My baby’s life, es nuestro slogan. Quizás no la hayas visto y te haya pasado desapercibida, pero tiene un gran significado.

¡Do it right, protect their future!  eso es la crianza ecológica; proteger el futuro de la infancia impactando positivamente en el entorno en que vivimos. 

¡Seamos menos pasivos y más proactivos! Por la infancia, por nuestro mundo, por nosotros.

¿Cómo podemos implementar la crianza ecológica y sostenible?

La crianza ecológica no es algo normativizado o que tenga una manera concreta de llevarse a cabo, sin embargo existen determinadas pautas que puedes seguir. 

Es necesario que empecemos por tener claro cuales son nuestros valores. Así mismo, debemos comprobar si nuestros hábitos actuales son adecuados para alcanzar lo que realmente queremos para nuestros hijos, y tendrá que quedar claro lo que estamos dispuestos a hacer por ello.

Buscar nuestra consciencia ecológica 

Debemos partir siendo conscientes de lo que queremos y de lo que no queremos, es importante que hagamos un ejercicio de introspección y veamos si nuestros valores y hábitos actuales nos conducen a los resultados que realmente buscamos, y también si esos mismos valores son el ejemplo y la enseñanza que queremos impartir a nuestros hijos. 

Tú como papá o mamá eres libre de elegir el camino para criar y educar a tus hijos, pero no te contradigas, sé coherente; no vale decir que quieres un mundo más verde, sano y limpio para tus hijos si luego tus acciones no están enfocadas en ese objetivo.

conciencia ecológica

Recuerda que la educación ecológica y los valores que adoptarán tus hijos provienen de tus hechos y acciones; de lo que tú hagas y no tanto de lo que tú digas. Por ese motivo es muy importante que tratemos de eliminar toda contradicción que podamos detectar entre lo que decimos y lo que hacemos.

Además de tener claro lo que queremos y de ser coherentes con ello, aplicar una crianza sostenible sugiere que cada vez que tomemos una decisión, lo hagamos siendo respetuosos, tanto con el entorno en que vivimos como con las personas y con nosotr@s mismos.

Una vez tengamos claro todo lo anterior es cuando toca pasar a la acción, debemos salir de nuestra zona de confort y ponernos manos a la obra. 

Esta fase es la más importante y, probablemente, la que más te cueste. 

Tendrás que practicar hábitos a los que quizás no estás acostumbrado y que a lo mejor te puedan hacer sentir como un bicho raro, si te ronda esta idea debes recordarte siempre cuál es tu objetivo y cómo te sentirás alcanzándolo. 

También puede suceder que creas que los cambios que estás adoptando son insignificantes para lograr tu objetivo, o para generar cambios positivos para alcanzar un mundo y un futuro mejor. Sin embargo, esto no es así, toda acción enfocada en conseguir tu meta cuenta y es importante. 

Además, estas acciones son muy influyentes para que tus hijos y allegados sigan tu camino y adquieran valores tan importantes como el amor por la naturaleza, el respeto por el medio ambiente y su importancia. 

Poniendo en práctica la crianza sostenible o crianza ecológica 

¿Qué cambios podemos adoptar para practicar la crianza ecológica? 

1. Lactancia materna

Una de las señas de la crianza ecológica o crianza natural es la lactancia materna, sin lugar a dudas la mejor alimentación para tu bebé. La leche materna es el alimento más completo, equilibrado, sano y natural. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida, y después continuarla junto con la Alimentación Complementaria al menos hasta los 2 años (edad en la que se consideran lactantes) y prolongarla hasta que mamá y bebé decidan. Al contrario de lo que muchas veces se piensa, la lactancia materna no pierde propiedades con el tiempo, sino que se adapta a las necesidades nutricionales de cada etapa de tu bebé, por lo que dar el pecho el máximo tiempo posible es uno de los mayores gestos de amor hacia tu bebé.

lactancia materna

La alimentación mediante leche artificial puede en algunos casos, acarrear graves riesgos para la salud y el desarrollo de los más pequeños; riesgos graves y verídicos. No obstante, muy pocas veces se acostumbra hablar del tema. Existen casos en los que por errores de preparación, o por utilizar aguas insalubres, ponemos a los bebés en riesgo, esto con la lactancia materna no ocurre.

Gobiernos de todo el mundo invierten dinero y recursos en la promoción de la lactancia materna pero no están tan predispuestos a informar sobre los riesgos de alimentar a nuestros hijos mediante leches artificiales. Esto sería ir en contra de una de las grandes industrias del planeta, que en muchas ocasiones financia proyectos sanitarios en países de todo el mundo.

Dicho esto, la lactancia artificial puede salvar y ha salvado muchas vidas, pero ten en cuenta que nunca será una sustituta de la lactancia materna como tal, sino una alternativa para aquellas mamás que por diversos motivos no pueden o no quieren dar el pecho. 

La lactancia materna no solo es lo mejor para el correcto desarrollo de tu bebé, proporcionándole nutrientes y defensas, sino que con ella también estás cuidando del medioambiente. 

Mientras practiques la lactancia materna estarás evitando grandes cantidades de residuos generados por el uso de sus sustitutos; embalajes, proceso de producción, transporte…  también evitarás generar residuos de otros productos relacionados; tetinas , biberones…

2. Alimentación complementaria casera con alimentos naturales

Partiendo de la situación ideal, donde la lactancia materna es la base de la alimentación de tu bebé, llegamos a un punto donde progresivamente tendrás que incluir otro tipo de alimentos.

Otra pauta de crianza ecológica que te podemos dar en esta fase es que es conveniente evitar todo tipo de alimentos procesados como los potitos y preparados infantiles.

alimentacion natural para el bebe

Este tipo de productos suelen generar excesos de azúcares, grasas o sodio y por contra contribuyen a un déficit de vitaminas, antioxidantes o minerales. 

También debemos evitar aquellos alimentos importados que vienen de ubicaciones lejanas o que no sean de temporada.

Para llevar a cabo una buena crianza natural debemos adquirir alimentos naturales procedentes de granjas o de huertas ecológicas: carnes, pescados, frutas, hortalizas, huevos o cereales, productos ecológicos y 100% naturales que prepararemos en nuestra casa.

Puedes optar por alimentar a tu bebé con triturados caseros o, por el contrario, realizar el método BLW, donde le darás los alimentos enteros troceados a la medida adecuada.

Estos productos están libres de todo tipo de aditivos, fertilizantes sintéticos, colorantes, hormonas, conservantes…  

Los alimentos con certificación ecológica suelen ser un poco más caros, pero su calidad está constatada, además estamos hablando de la salud de nuestros hijos y esta, no tiene precio.

Los productos ecológicos mantienen impolutas sus propiedades nutricionales. ¿Sabías que las frutas ecológicas conservan muchas más vitaminas, hierro y magnesio que las que no lo son? 

Además, con ellos nos aseguramos de que no le estamos dando de comer pesticidas, hormonas, conservantes ni ningún otro tipo de tóxico a nuestros hijos.

Por si fuera poco, al mismo tiempo que garantizamos a nuestros hijos una alimentación ecológica de calidad, también estaremos protegiendo el medioambiente; Las industrias de ganadería y agricultura ecológicas causan mucho menos impacto al medio ambiente que las industrias convencionales.  

¿Te siguen resultando igual de caros los alimentos ecológicos?

3. Comprar productos ecológicos para el bebé 

Otra práctica de crianza sostenible es elegir productos ecológicos para la crianza de tu bebé. ¡Ojo! No todo lo que se vende por ecológico es ecológico realmente. 

Debemos buscar que los productos dispongan de certificación ecológica, por ello es muy importante que leamos el etiquetado de los productos antes de comprarlos. 

Existen diferentes sellos o certificaciones ecológicas, como por ejemplo:

  • OECO-TEX  – Este sello garantiza que no existe ningún tipo de sustancia tóxica ni nociva; ni en el producto ni en su proceso de fabricación.
  • FSC  – Verifica que la materia prima del producto procede de bosques o de cultivos sostenibles.  
  • ICEA – Certificado orgánico. Certificación ética y ambiental.
  • PETA – Registrado como libre de crueldad animal, certifica que no se ha utilizado ni dañado a ningún animal, ni directa ni indirectamente durante todo su proceso de fabricación.
  • Vegan Society – registrado como producto vegano.
  • Ecocert – Garantiza que sus ingredientes sean fabricados con recursos renovables y naturales, procedentes de agricultura ecológica.

Podrás encontrar estas y otras certificaciones ecológicas en los productos de nuestra tienda www.mybabys.life.

Tienes a tu disposición una gran cantidad de productos ecológicos para la crianza  natural: 

Los productos ecológicos de higiene y cosmética ofrecen enormes ventajas y beneficios para la delicada piel de los bebés. Al tratarse de productos elaborados con ingredientes 100% naturales, no contienen parabenos ni ningún otro químico que pueda resultar nocivo, son productos hipoalergénicos y mucho más amigables con las delicadas pieles de los bebés, especialmente para aquellos bebés con piel atópica.

higiene ecológica para bebes

  • Pañales de tela (reutilizables):

La vuelta a los pañales de tela es otro de los puntos importantes a tener en cuenta para la práctica de una crianza ecológica. Con ellos se evitan en el mundo cientos de toneladas de residuos.

pañales de tela para crianza ecológica

  • Pañales ecológicos desechables:

Aun siendo desechables son una opción ecológica ya que sobre un 90% de la composición de los mismos es biodegradable, lo que significa un 90% menos de residuos malos que en un pañal convencional.

productos ecologicos para bebes

  • Vajillas infantiles de bambú:

 Vajillas 100% ecológicas y biodegradables. Excelentes sustitutas ecológicas a las vajillas de plástico o sintéticas para niños. 100% biodegradables y naturales.

vajilla ecologica infantil

  • Juguetes de madera con certificado FSC:

Estupenda alternativa a los juguetes de plástico. Juguetes de madera fabricados con materia prima procedente de bosques sostenibles. Más natural y más duradero. 

juguetes ecologicos bebes

  • Muselinas 100% algodón orgánico:

Tejidos 100% orgánicos cuyo algodón procede de plantaciones sostenibles.

Puedes encontrar la versión ecológica de casi todo lo que necesitas. Recuerda asegurarte de que los productos dispongan de certificación ecológica.

4. Utilizar productos reutilizables

Este es otro buen criterio que podemos seguir para continuar implementando una buena crianza sostenible. Usar productos reutilizables en lugar de productos de un solo uso puede reducir en cantidades asombrosas la generación de residuos y el impacto medioambiental.

Además, con el uso de productos reutilizables nuestro bolsillo saldrá beneficiado, generalmente resulta bastante más económico.

Ejemplos de productos reutilizables: 

  • Pañales de tela.
  • Toallitas lavables. 
  • Copa menstrual. 
  • Bolsas reutilizables. 
  • Pizarra (en lugar de papeles).
  • Servilletas o pañuelos lavables. 
  • Botellas de cristal o de acero inoxidable.

Son solo unos ejemplos, existen muchos productos reutilizables que podrás utilizar para el cuidado y crianza de tu peque en lugar de productos desechables. 

productos ecologicos reutilizables

Esta es una práctica que puede tener una repercusión ambiental muy positiva y que, además, te hará ahorrar dinero. Dinero que podrás invertir en la compra de alimentos ecológicos, mucho más sanos pero un poco más caros que los convencionales, ¿recuerdas?

5. Escapar del consumismo

Vivimos en una sociedad de consumo, con estímulos publicitarios por todas partes, realmente es muy fácil dejarse llevar por esta red de consumo que nos rodea. 

Basta que tu test de embarazo haya sido positivo para que por tu cabeza comience a rondar la necesidad de comprar cosas. Más tarde, serán amigos y familiares los que te feliciten la maternidad con regalos y más regalos.

Lo cierto es que cuando nace tu bebé, por un motivo o por otro, te das cuenta que muchas de esas cosas ya no las necesitas, es posible que determinados artículos no los llegues ni a usar.

  • Crea una lista de nacimiento para evitar regalos duplicados o indeseados.

Una buena solución a esta situación inicial tan común es crear una lista de nacimiento para compartir con tus allegados. Tú creas la lista e incluyes todo aquello que sabes que vas a necesitar, posteriormente compartes esa lista con tus allegados, entonces ellos podrán elegir y regalarte productos de la lista. 

De este modo evitarás productos repetidos, indeseados, de la misma talla…  Además podrás elegir productos ecológicos y más sanos para tu bebé. Ellos acertarán, tú te quedarás más satisfech@, tendrás solo lo que realmente necesitas y el medioambiente saldrá beneficiado. Lista de nacimiento My baby’s life Conócela.

  • Reutilizar productos del hermano mayor 

Para quien ya haya sido padre o madre con anterioridad puede suponer un gran ahorro.  Esta es otra excelente forma de escapar del consumismo. Ahora bien; no todo es reutilizable, y es necesario hacer una revisión y una desinfección previa de los artículos que se van a reutilizar.

Hay artículos que se pueden heredar sin riesgos; 

La ropa, la cuna, la bañera, la trona, el carro, cuentos, libros o juguetes. Productos que igualmente será necesario revisar, y que aplicando un poco de sentido común sabremos si están o no aptos para ser heredados. Tras la revisión se ha de efectuar su correspondiente desinfección.

¡Ojo! Con aquellos artículos que intervienen en la seguridad del niño:

No es recomendable su reutilización salvo que se le haga una revisión profesional previa y su caducidad no se haya agotado. Hablamos aquí de los sistemas de retención infantil (sillas de coche) u otros elementos de seguridad que puedan poner en peligro la vida de nuestro bebé. Los Sistemas de Retención Infantil tienen fecha de caducidad, ya que sus materiales se ven expuestos a cambios de temperaturas durante mucho tiempo y se van deteriorando, perdiendo así su eficacia. Tampoco recomendamos comprar estos productos de segunda mano, ya que no sabemos si se han visto implicados en un accidente y están dañados por dentro.

Para finalizar nos queda el grupo de productos que no se deben heredar. Hablamos de productos de higiene personal o de productos diseñados para llevarse a la boca: cepillos de dientes, mordedores, chupetes, tetinas … El calzado con suela tampoco es recomendable heredarlo, ya que cada niño tiene una pisada única. 

En resumen: heredar productos es un alivio para nuestro bolsillo y para el medioambiente, no obstante no te olvides de extremar las precauciones con aquellos artículos más delicados o directamente relacionados con la seguridad o la salud del niño.

6. Mantener el contacto con la naturaleza

Promover que los niños jueguen al aire libre es probablemente el factor más importante a tener en cuenta para practicar una buena crianza ecológica. Mantener el contacto con la naturaleza es lo más natural y es vital para un sano desarrollo de nuestro bebé.

actividades al aire libre

Practicar actividades al aire libre desde el inicio de la crianza alejará a nuestro peque del sedentarismo, una de las peores “enfermedades” de nuestro tiempo. Los peques pasarán menos tiempo frente a las pantallas digitales, los estaremos protegiendo contra la sobre-estimulación y su vista no se verá perjudicada por la emisión de luz azul de las pantallas digitales.

Su aprendizaje y su creatividad al aire libre se acelera, en contacto con la naturaleza descubrirán formas y colores de modo natural, conocerán plantas, animales y un sinfín de estímulos que nadie mejor que la naturaleza le puede enseñar. 

Jugar, correr, trepar, bailar, saltar… el ejercicio físico y el juego al aire libre es justo lo que un niño necesita.

Exponerse a la luz solar es imprescindible para que su cuerpo, como el nuestro, sintetice la vitamina D, un factor clave para el desarrollo de los huesos y el crecimiento.

Debemos promover que nuestros peques jueguen con más niños en el exterior, ya sea en un parque, en el jardín, la playa… Socializar, hacer amigos y respetar normas o reglas grupales es necesario y muy beneficioso para su correcto desarrollo cognitivo, social y emocional.

Todo esto hará que tu peque desarrolle un vínculo natural con el medio ambiente y que adquiera valores clave de la crianza ecológica como el amor por la naturaleza.

Esto solo son algunas pautas que puedes aplicar para practicar la crianza ecológica, pero recuerda que aquí no hay nada escrito y que, si pones un poco de sentido común e imaginación, seguro que encontrarás muchos conceptos igual o más trascendentes para aplicar la crianza ecológica. Esperamos que te haya servido. Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.

Quiero Saber Más

Cosmética natural para bebés: huyendo de los tóxicos

Actualmente, cada vez es más común ver etiquetas como “natural o eco” en muchos productos de...

Todo sobre la copa menstrual: descubre sus ventajas

¿Sabías que cada año se generan millones de residuos por culpa del uso de compresas y...

¿Por qué usar pañales ecológicos?

En este artículo te mostramos las ventajas de utilizar pañales ecológicos, para entender cómo de esta...

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores tips sobre crianza respetuosa

Tus datos estarán seguros. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.

Tus datos serán tratados con máxima responsabilidad. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.