Índice de contenido
beneficios del porteo ergonómico en bebés

Beneficios del porteo ergonómico

Tener a tu bebé cerquita es la mejor sensación que existe en el mundo. El contacto piel con piel es muy beneficioso para el bebé. Para ello, el porteo ergonómico te puede ayudar. ¿Estás pensando en portear a tu bebé y no sabes por dónde empezar? En este post hablaremos sobre el porteo ergonómico y sus beneficios.

¡Quédate con nosotros y descubre por qué deberías portear a tu bebé desde el nacimiento!

¿Qué es el porteo ergonómico?

Cuando hablamos de porteo ergonómico nos referimos a un tipo de porteo en el que se respeta la ergonomía y postura tanto del bebé como de la persona que portea. 

La postura natural de un bebé es en forma de ranita, con sus piernas en forma de M, teniendo las rodillas más altas que el culete, y con la curvatura de la espalda en forma de C.

Cuando el porteo es ergonómico, tanto el bebé como el porteador irán cómodos. Es habitual que se piense que al bebé no le gusta el porteo y resulta que es porque se trata de un porteo no ergonómico y no se encuentra cómodo.

Si quieres portear a tu bebé, asegúrate siempre de que el porteo sea ergonómico. Es muy recomendable acudir a una asesoría de porteo para que te expliquen en persona cómo colocar al bebé adecuadamente.

El porteo ergonómico puede ser con fular (rígido, elástico o semielástico), con bandolera, meitai, mochila, etc. Lo más habitual es encontrarnos con bebés porteados con fular o mochila. En el caso de las mochilas es muy importante diferenciar una mochila ergonómica de una que no lo es.

porteo ergonómico niños mayores

Diferencia entre mochila ergonómica y mochila colgona

Si queremos disfrutar del porteo, debemos siempre buscar el porteo ergonómico. El fular es siempre una estupenda opción, pero no a todo el mundo le gusta. Tenemos entonces la opción de portear con mochila, pero debemos fijarnos en que la mochila sea ergonómica, ya que existen muchas que no lo son, coloquialmente llamadas colgonas, por la forma en la que el bebé queda colgado dentro de la mochila.

A continuación te explicaremos brevemente la diferencia entre las mochilas ergonómicas y las mochilas colgonas.

Mochilas ergonómicas

La mochila ergonómica respeta la postura del bebé, (curvatura de la espalda en forma de C y piernas en forma de M) y se adapta tanto al bebé como al porteador.

Es importante que la mochila abarque de corva a corva y no ejerza presión en la espalda para que mantenga su curvatura natural.

En una mochila ergonómica verás que el bebé se encuentra sentado, con las rodillas más altas que el culete y con su periné apuntando hacia la barriga de la persona que portea. Esta es la postura natural que adoptaría el bebé por sí mismo, y esa postura debe siempre respetarse.

El bebé se encuentra siempre a la altura de un beso, es decir, que con agachar tu cabeza puedas besar su cabecita sin problemas. Esta es la altura ideal, ya que más alto dificultará tu visión, y más bajo impedirá una correcta colocación y basculación.

Las mochilas ergonómicas no permiten que el bebé vaya de frente (cara al mundo), por lo que si tu mochila permite esta posición, debes saber que no es adecuada.

Cuando los bebés crecen y quieren explorar y curiosear más, puedes optar por el porteo a la espalda, así tu peque verá el mundo y seguiréis porteando de forma ergonómica.

La mayoría de mochilas ergonómicas permiten la colocación tanto delantera como a la espalda.

La cabeza de tu bebé en una mochila ergonómica irá bien sujeta, pero permitiéndole siempre la libre movilidad, evitando así la plagiocefalia.

Las mochilas ergonómicas reparten correctamente el peso del bebé, facilitando así una correcta higiene postural del adulto que portea, evitando una sobrecarga muscular y cervical.

Existen en el mercado multitud de mochilas ergonómicas, pero no todas se pueden usar en todas las etapas del bebé. Debemos distinguir entre mochilas ergonómicas evolutivas y mochilas ergonómicas preformadas.

Mochilas ergonómicas evolutivas

Estas mochilas suelen ser de tela de fular, su panel se adapta tanto en ancho como en largo.

Los tirantes van al cinturón y no a la mitad del panel (o traen opción para cambiarlos).

Estas mochilas se pueden usar prácticamente desde el nacimiento, dependiendo siempre del tamaño y peso del bebé al nacer. La durabilidad de estas mochilas dependerá de la marca y modelo, existiendo además varias tallas.

La talla baby es ideal para bebés recién nacidos hasta el año o año y medio, después pasaremos a las mochilas toddler, que suelen durar hasta los 3 añitos aproximadamente. Para porteo con niños más mayores, existen marcas de mochilas ergonómicas que tienen talla preeschooler, que pueden durar hasta los 4 o 5 años.

Mochilas ergonómicas preformadas

Las mochilas preformadas tienen un panel más rígido y no se puede adaptar su tamaño.

Existen mochilas preformadas que son ergonómicas y otras que no lo son. Además, al no ser evolutivas, su tiempo de uso es más reducido.

Este tipo de mochilas suelen llevar los tirantes al panel, por lo que no se recomienda su uso antes de los 6 meses o de que el bebé se mantenga sentado, ya que ejercen presión en su columna y no respetan la curvatura en forma de C de los bebés más pequeños. 

Mochilas colgonas

Las mochilas portabebés que no son ergonómicas, coloquialmente conocidas como colgonas, son mochilas que no respetan la postura del bebé ni la del porteador. Resultan incómodas para ambos y son muy perjudiciales, tanto para el bebé (dañando caderas y columna), como para la columna de la persona que portea.

En las mochilas colgonas, el bebé se encuentra literalmente colgado sobre sus genitales, con su espalda recta (sin respetar la curvatura en forma de C).

Estas mochilas no reparten bien el peso del bebé, además de tener habitualmente unos tirantes poco acolchados que enseguida se le clavan a la persona que portea.

El bebé se encuentra demasiado bajo y separado del porteador, lo que no permite una correcta posición.

En una mochila colgona, el bebé puede ir mirando al frente, posición nada ergonómica y que no se recomienda.

La cabeza del bebé en las mochilas colgonas puede tener dos problemas: en el primer caso nos encontramos con una sujeción insuficiente, lo cual resultaría peligroso; en el segundo de los casos, aunque existe una buena sujeción, el material demasiado rígido de estas mochilas y su diseño no permite que el bebé tenga libertad de movimientos en su cabeza.

diferencia entre mochila portabebés ergonómica y colgona

Beneficios del porteo ergonómico

  • Ayuda a regular la temperatura del bebé: regula la temperatura y le ayuda a mantenerse en una temperatura adecuada, esto evita que el bebé tenga que hacer un gasto de energía extra para poder regular su temperatura.

  • Facilita la lactancia materna: tu bebé tiene el alimento al alcance, no tiene que llorar y gastar energía para hacerte saber que tiene hambre.

  • Mejora el desarrollo del bebé: el movimiento constante ayuda al correcto desarrollo del sistema límbico-vestibular.

  • Mejora la socialización del bebé: ya que tiene una visión del mundo más ámplia y aprende de nuestros gestos y conversaciones.

  • Ayuda a conciliar el sueño: Se ha demostrado que los bebés que son porteados frecuentemente, duermen mejor.

  • Los bebés lloran menos: al tener a la persona cuidadora siempre cerca, los bebés están más tranquilos y seguros.

  • Fortalece los vínculos: llevar a tu bebé pegado a ti fortalece vuestro vínculo, mejora el apego, creándose un vínculo de apego seguro.

  • Disminuyen los cólicos: una correcta postura en el portabebés ayuda a su digestión y disminuye los gases y cólicos.

  • Más práctico: para las personas porteadoras es muy práctico ya que te deja las manos libres para hacer otras tareas (especialmente útil con bebés de alta demanda).

  • Tonifica los músculos: tanto los del bebé, que tiene que adaptarse a nuestros movimientos, como los de la persona que portea, que fortalece sus músculos de la espalda al estar el peso bien repartido.

  • Facilita las salidas en familia: con un portabebés puedes acceder a cualquier sitio (a veces con el carrito resulta complicado), puedes ir de ruta por la montaña o por la ciudad, ¡se adapta a cualquier circunstancia!
bebé en fular portabebés

Porteo con fular

Si decides portear a tu bebé con fular, debes escoger entre un fular elástico, semielástico o rígido.

Los fulares elásticos y semielásticos son ideales para bebés recién nacidos, pero tienen poco tiempo de uso, ya que al llegar a determinados kilos (unos 8 o 9) comienzan a rebotar.

El uso de los fulares elásticos suele ser más sencillo, ya que permiten hacer un preanudado antes de colocar al bebé, por lo que resultan más sencillos de usar cuando no tienes mucha experiencia.

Los fulares rígidos sirven desde bebés pequeños hasta niños más grandes, dependiendo de la composición (materiales y gramaje). 

Es importante tener en cuenta la composición del fular antes de comprarlo, ya que además del peso que soportan, unos son más calurosos que otros, por lo que dependiendo de la zona en la que vivas, será mejor una opción u otra.

Los fulares de porteo tienen distintas tallas. La talla ha de elegirse en función de la complexión del porteador, pero también se debe tener en cuenta el uso que se le va a dar.

Existen nudos que se pueden hacer con fulares más cortos, suelen ser los nudos más sencillos, en cambio los nudos más complejos necesitan más tela, por lo que si estás pensando en portear utilizando distintos nudos, es mejor un fular más largo.

El porteo con fular no siempre es ergonómico. Aunque el fular es un portabebés ergonómico, si no se usa de la manera correcta perderá su ergonomía. Es importante para esto informarse adecuadamente, muy recomendable acudir a una asesoría de porteo, pero en caso de no ser posible, lo mejor es ver muchos tutoriales y practicar mucho.

El fular portabebés se suele amortizar bien, ya que puede durarte toda la etapa de porteo y puedes reutilizarlo después, por ejemplo convirtiéndolo en una pequeña hamaca.

El precio de los fulares portabebés va a depender de la marca y sobre todo de los materiales. Existen fulares portabebés con precios muy elevados, pero también los hay muy económicos y de buena calidad.

Si has decidido portear con fular, ¡enhorabuena! descubrirás un mundo nuevo y maravilloso en el que disfrutarás al máximo con tu bebé.

porteo bebés prematuros

Porteo con mochila ergonómica

Si decides portear a tu bebé con mochila, debes fijarte siempre que sea una mochila ergonómica.

Como decíamos antes, existen multitud de marcas, modelos y tallas, por lo que debes escoger la que mejor se adapte a ti y a tu bebé.

El porteo con mochila suele ser más sencillo que el porteo con fular, ya que basta con ajustar la mochila una vez y después reajustar de vez en cuando. No es necesario aprender a hacer nudos como pasa con el fular.

Todo esto no quiere decir que utilizar una mochila portabebés sea fácil, es necesario conocer bien la mochila y sus ajustes para garantizar la correcta colocación del bebé. Una mochila ergonómica mal colocada es prácticamente igual que utilizar una mochila colgona.

Como comentábamos en el caso del fular, es muy recomendable acudir a una asesoría de porteo para entender el correcto funcionamiento y ajuste de la mochila. Ver tutoriales puede ayudarte mucho también.

porteo con mochila ergonómica

Porteo ergonómico en bebés prematuros

El porteo en bebés prematuros es muy beneficioso, ya que favorece el contacto piel con piel, tan necesario en el caso de los prematuros.

Pero no todos los bebés prematuros pueden ser porteados, el bebé debe tener un buen tono muscular que le permita ser porteado.

Debido a esto, en casos de bebés prematuros siempre se debe consultar con el pediatra y con un profesional del porteo.

Los bebés prematuros han de ser porteados en fular, ya que las mochilas ergonómicas que se pueden usar desde el nacimiento son para bebés nacidos a término.

Cómo vestir a tu bebé para portear

Cuando decides portear, una de las dudas que pueden surgir es la de qué ropa es adecuada para el porteo.

Se recomienda siempre evitar los trajes enterizos, es decir, los que cubren el pie del bebé. Esto se debe a que cuando lo colocas en la mochila o fular, la ropita se sube hacia arriba y si los pies están cubiertos se crea una presión que no es nada recomendable, ya que activa el reflejo plantar del bebé.

Por lo demás, la ropa debe ser lo más cómoda posible. Evitando abrigar mucho a los bebés, ya que al estar pegadito a ti y sumándole la tela del fular, estará más calentito.

Para portear en invierno puedes utilizar un abrigo de porteo, que te cubre a ti y a tu bebé.

También existen cobertores de porteo, que son un trozo de tela (algunos impermeables) que se enganchan a la mochila o fular. Los cobertores cubren el cuerpo del bebé pero no el del adulto.

No importa si decides portear con mochila o fular, lo importante siempre es que sea de forma ergonómica. El porteo es un mundo maravilloso que te unirá más a tu bebé. ¡Disfrútalo!

¡Do it right, protect their future!

Índice de contenido
newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores tips sobre crianza respetuosa

Tus datos estarán seguros. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores consejos de crianza respetuosa

Tus datos serán tratados con máxima responsabilidad. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.