Índice de contenido
cuidar-bebe-apego-infantil

¿Qué es el apego infantil?

El apego infantil es un vínculo afectivo muy estrecho que se crea en la infancia entre el bebé y su cuidador principal.  Puede ser la madre, el padre, los abuelos, etc.

Se trata de un vínculo que normalmente dura hasta la edad adulta.

El bebé creará este vínculo principalmente con una figura (habitualmente la madre, que suele ser quien dedica más tiempo a la crianza), pero no será la única. Un bebé puede vincularse a unas 4 o 5 figuras de apego.

coger-bebe-apego-seguro

Debemos tener en cuenta que el vínculo de apego infantil es la relación afectiva más importante desde la infancia, e influye en el comportamiento del niño y en su forma de relacionarse con los demás.

Aunque el apego se forma durante toda la infancia, es durante el primer año y medio de vida cuando tiene mayor valor, ya que es el período más importante para la creación de este vínculo.

Por eso se recomienda que el cuidador principal, ya sea papá, mamá, etc., pase el mayor tiempo posible con el bebé durante esta etapa.

Existen 4 tipos de apego infantil

Ahora que ya sabemos qué es el apego infantil, debemos distinguir varios tipos, ya que no todos los vínculos de apego infantil son adecuados. La forma en la que nos relacionamos con el bebé va a determinar qué tipo de apego se forma.

En 1954, la psicóloga norteamericana Mary Ainsworth y sus colaboradores, realizaron un experimento (“experimento de la situación extraña”) en el que comprobaban cómo se relacionaban los bebés en presencia y ausencia de su cuidador principal.

El experimento, realizado con bebés de entre 10 y 24 meses, consistía en dos episodios de separación entre el bebé y su cuidador principal, analizando la conducta durante la separación y durante el reencuentro.

A partir de estas observaciones determinaron que existían 3 tipos de apego: apego seguro, apego ansioso y apego evasivo o evitativo. Posteriormente, otros autores que retomaron estos estudios añaden un cuarto tipo, el apego desorganizado, en el que se encuentran los casos difíciles de clasificar.

Os contamos brevemente en qué consiste cada tipo de apego:

Apego seguro

Los bebés están tranquilos en presencia de su cuidador principal y se muestran afectados cuando se va, tienen una conducta exploratoria normal cuando está su cuidador presente, y disminuye cuando no está. Durante el reencuentro se muestran afectuosos y rápidamente vuelven al juego. 

Su conducta nos demuestra que el bebé confía en su cuidador, se siente querido, aceptado y valorado y no tiene miedo al abandono.

Este tipo de apego se crea cuando el cuidador principal está pendiente de las necesidades del bebé, y responde a cada una de ellas.

Tener este tipo de apego durante la infancia posibilitará que en la vida adulta tenga una vida independiente, con relaciones sanas con las demás personas.

Apego ansioso o ambivalente

Los bebés se encuentran ansiosos e intranquilos cuando su cuidador principal no está. No confían en sus cuidadores y tienen una sensación constante de inseguridad. 

Se da en casos en los que el cuidador principal responde de forma afectuosa en algunas ocasiones y en otras de forma fría. Esto provoca que el bebé no confíe en su cuidador ya que no sabe de qué manera va a reaccionar ante sus necesidades.

Como consecuencia, tendremos adultos dependientes emocionalmente.

Apego evasivo o evitativo

En este caso, los bebés no hacen mucho caso a su cuidador principal, ni tampoco cuando éste sale de la habitación. Se trata de bebés independientes, que en un principio puede parecernos adecuado, pero en realidad lo que sucede es que el bebé asume que no puede contar con su cuidador principal y por eso adopta esa postura evasiva como modo de defensa.

En estos casos, el cuidador principal se ha mostrado distante y no ha respondido adecuadamente a las necesidades de su bebé, provocando así un distanciamiento emocional.

En la vida adulta, estas personas podrían tener dificultades para relacionarse.

Apego desorganizado

Aquí se incluyen todas aquellas conductas que no encajan en ninguno de los anteriores. Los bebés tienen comportamientos contradictorios. Hay quien lo clasifica como la falta total de apego, sería lo contrario al apego seguro.

En estos casos, el cuidador principal ha tenido conductas negligentes o inseguras.

En la vida adulta nos encontramos con personas con mucha frustración e ira, que muchas veces rechazan las relaciones y tienden a ser conflictivas.

Como vemos, una vez conocidos los tipos de apego, nos daremos cuenta de que lo ideal es crear un vínculo de apego seguro con nuestro bebé, pero…

¿Cómo se forma este vínculo?

El apego no se forma de un día para otro, es un vínculo que se va forjando con el paso del tiempo, cuando el cuidador responde a las necesidades del bebé (alimentación, cuidados y cariño).

bebe-mama-dando-la-mano

La lactancia materna, el juego, calmar al bebé, darle apoyo… son formas de fomentar el apego seguro. El adulto debe estar pendiente de las necesidades del bebé, intentar comprender sus emociones y sensaciones y responder de forma adecuada.

El refuerzo positivo también nos ayudará a formar este vínculo. Reforzar lo que hace bien, centrándonos más en las cosas positivas que queremos que se mantengan y no en las negativas que pretendemos evitar.

El vínculo de apego, aunque se empieza a formar desde el nacimiento, se va desarrollando durante toda la infancia, por eso es muy importante el tipo de educación que le damos a nuestros hijos, ya que influirá directamente en el tipo de apego que tendrán. La disciplina positiva es la mejor opción si quieres lograr un vínculo de apego seguro, ya que nos enseña cómo educar sin premios ni castigos, mediante la comunicación, comprensión, empatía y amor.

Recuerda que los bebés y niños no son adultos en miniatura, trátalos siempre con amor, respeto y cariño y serán adultos sanos, equilibrados y felices.

¡Do it right, protect their future!

Índice de contenido
newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores tips sobre crianza respetuosa

Tus datos estarán seguros. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores consejos de crianza respetuosa

Tus datos serán tratados con máxima responsabilidad. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.