Índice de contenido
aprender a leer. Beneficios de la lectura

Mi hijo no quiere aprender a leer. Descubre la importancia de la lectura infantil

Si tu peque no quiere aprender a leer, es muy probable que estés preocupado. ¿Quieres saber en qué influye realmente la lectura en la infancia y cuáles son sus beneficios? En este artículo te lo contamos y te damos pautas para que consigas que tu peque quiera aprender a leer. ¡Acompáñanos!

Beneficios de la lectura infantil

Si te preguntasen si leer es bueno, seguramente dirías que sí, pero… ¿Conoces realmente los beneficios de la lectura? A continuación, te contamos algunos de los beneficios de la lectura en la infancia:

  • Fomenta la curiosidad y la creatividad: los cuentos y libros infantiles son ideales para fomentar la curiosidad en los peques, a medida que leen sobre distintos temas van aprendiendo cosas y haciéndose preguntas. Los cuentos de fantasía fomentan también la creatividad de los peques, ya que les llevan a mundos nuevos y desconocidos.

 

  • Mejora la atención y concentración: la lectura es un hábito que ayuda a mantenerse concentrado, sobre todo cuando el libro realmente les gusta, pueden pasarse un buen rato leyendo y concentrados en lo que están haciendo.

 

  • Ejercita el cerebro: la acción de leer estimula distintas áreas del cerebro, mejorando habilidades como la memoria o el razonamiento.

 

  • Mejora las habilidades lingüísticas: un niño o niña que lee, aprende vocabulario nuevo, mejora su ortografía, etc.

 

  • Diversión: leer es divertido, es una forma de recreación muy sana para niños y adultos, que proporciona diversión y placer al lector.

 

  • Adquisición de conocimientos: dependiendo del tipo de lectura que hagan, tenemos muchos libros y cuentos que nos enseñan cosas: desde cultura hasta valores y moralejas.

 

En definitiva, la lectura es un hábito estupendo para los peques, por eso siempre es un acierto regalar libros. ¡Os animamos a ello!

Qué hago si mi hijo no quiere aprender a leer

Ahora que ya sabes lo importante y beneficiosa que es la lectura, te puedes estar preguntando qué hacer si tu hijo no quiere aprender a leer.

Existen muchos casos de niños y niñas que no tienen interés por la lectura y no quieren aprender a leer, en estos casos lo más importante es buscar el por qué.

Puede ser que tu hijo sea demasiado pequeño y le cueste entender y procesar la lectura, por lo que no le llama la atención porque se le hace muy difícil.

Ten en cuenta que España es uno de los países en los que se comienza más pronto con el proceso de lectoescritura, cuando muchos niños y niñas todavía no están preparados neurológicamente para aprender a leer ni escribir.

En países como Finlandia, no empiezan a leer hasta los 7 años y ese mismo año el 90% de los niños y niñas ya saben leer, esto se debe a que ya están lo suficientemente maduros para empezar este proceso.

Si tu hijo no muestra interés por la lectura porque le resulta difícil, puedes hablar con su profesor/a para que te enseñe distintas formas de poder apoyarle desde casa.

Si tu peque ya está aprendiendo a leer (o ya sabe leer) pero no muestra ningún interés, quizás tengas que preguntarte si el fallo está en casa.

Es de todos sabido que nuestros hijos son como un espejo, repiten siempre todo lo que ven en casa. ¿Tú lees en tu casa? Seguro que si tu peque te ve leyendo, le entrará curiosidad y querrá leer también.

Otra causa de la falta de interés por la lectura puede ser que no le motive la temática, busca cuentos sobre temas que a tu hijo le apasionen, seguro que se animará más.

Una gran idea es ir juntos a la librería o a la biblioteca y escoger un libro para después leerlo juntos en casa, el 99% de las veces funciona.

Cuando un peque encuentra en un libro un tema interesante, te pedirá más y más libros, ayúdale a descubrir cuánto puede aprender.

Otra causa por la que muchos niños y niñas pierden el interés por aprender a leer son las tecnologías. No estamos diciendo que tu peque no pueda ver un poco la tele, pero el tiempo de pantallas debe ser siempre algo controlado. Si no tiene más opciones querrá jugar con juguetes y también tendrá más interés por leer libros.

Recuerda dejar siempre los libros y cuentos a su alcance, empezar cuanto antes con los hábitos de lectura y crear rutinas que incluyan la lectura juntos, poco a poco despertarás en tu peque esa curiosidad y amor por la lectura.

importancia de la lectura en la infancia

Cuento para motivar la lectura

Si a tu peque le cuesta leer y no sabes qué hacer, prueba con esta historia, te ayudará a que vea la lectura como algo positivo.


LA PEQUEÑA ARDILLA QUE NO SABÍA LEER

Hace muchos muchos años, en Bosque del Saber, vivía una pequeña ardilla que no sabía leer.

Cada día iba a la escuela con las demás ardillas, pero tener un libro delante era para ella una pesadilla.

¿Qué le pasaba a la pequeña ardilla que no sabía leer? ¡Si te quedas conmigo, pronto lo vas a saber!

La pequeña ardilla se llamaba Macarena, tenía los ojos grandes y una larga melena.

Macarena vivía con su tía Augusta, que siempre le ordenaba cosas, su vida no era nada justa.

“¡Macarena, Macarena, corre y hazme la cena!”

“¡Macarena, Macarena, ve a la tienda a por huevos, que sean una docena!”

“¡Macarena, Macarena, tráeme un poco de pan, está en la alacena!”

“¡Macarena, Macarena, limpia la cocina, que quede como una patena!”

Y así, día tras día, Macarena hacía todo lo que su tía Augusta le pedía.

No es de extrañar que la pobre Macarena estuviese siempre cansada después de tanta faena.

Macarena llegaba a la escuela muerta de sueño, por eso en leer no ponía mucho empeño.

Un día Macarena salió de la escuela temprano y escuchó una voz a lo lejos, cerca del pantano.

Era una voz aguda y chillona, parecía ser un ratón, ¿o quizás una ratona?

Macarena, que era muy curiosa, salió corriendo hacia el pantano de forma sigilosa.

Se escondió detrás de un árbol y allí lo pudo ver, era el ratón Melocotón que se había sentado a leer.

Hola Melocotón, ¿Qué haces leyendo tan temprano? ¿No prefieres venir conmigo a darte un baño en el pantano? 

No querida Macarena, leer es mi pasión, prefiero leer un libro a que me coma un tiburón.

No hay tiburones en el pantano y aunque hubiese un tiburón, no creo que quisiera comerse a un simple ratón.

Lo que tú digas Macarena, pero tú también deberías leer, que no te guste es una pena, deberías aprender.

Macarena continuó su camino y de pronto se encontró con una tortuga leyendo debajo de un pino.

Soy la tortuga Estefanía y leo un libro cada día.

Yo me llamo Macarena, pero no me gusta leer, prefiero ir de verbena.

Tan solo unos metros después, Macarena se tropezó con Miguel el ciempiés. 

Hola Miguel, ¿Qué estás haciendo? No me digas que tú también estás leyendo.

Claro Macarena, yo leo cada día: cuentos, cómics e incluso poesía.

A mitad de camino, se encontró con el loro Juan, que era su vecino el que repartía el pan.

Hola Juan, tenga usted buen día, me dirijo hacia mi casa a preparar la comida a mi tía.

Hola Macarena, es un gusto verte, yo estoy leyendo un libro y no quisiera distraerte.

Macarena siguió caminando y se encontró con un búho que estaba recitando.

Soy el búho Leonardo, la poesía es mi afición, si quieres te recito un poema y te robo el corazón.

¿Robarme el corazón? No hagas que me ría, debo llegar rápido a mi casa, allí me espera mi tía.

Macarena continuó su trayecto. Caminando, caminando… no paraba de pensar, a todos los animales les gustaba leer y ella no lo podía lograr.

De tanto pensar y pensar, la pequeña ardilla Macarena se puso muy triste y comenzó a llorar.

Siguió su camino llorando y cuando casi estaba llegando, se encontró de nuevo con el ratón Melocotón que la estaba esperando.

¿Por qué lloras Macarena, qué te pone triste? ¿Es algo que te pasó o quizás algo que viste?

Hoy me he dado cuenta de que todos saben leer, y yo soy la única tonta que no consigue aprender.

Entonces es tu día de suerte, porque justo por eso he venido a verte.

El ratón Melocotón le contó un secreto a Macarena, a él también le había costado aprender a leer, por eso le daba pena.

¡Yo te ayudaré a leer, verás que muy pronto ya vas a aprender! Pero primero y lo más importante es buscar un tema que para tí sea interesante.

Me gusta el universo, el cielo y las estrellas. ¿Crees que habrá un libro que me hable sobre ellas?

Claro que sí, en la biblioteca lo encontrarás, hay libros sobre el universo, las estrellas y mucho más.

Al día siguiente, los dos amigos quedaron en la biblioteca de la escuela, allí buscaron juntos con ayuda de la profesora Manuela.

Encontraron un libro muy bonito, lleno de imágenes para ver. Macarena estaba entusiasmada, ya quería empezar a leer.

Pero había un problema en el que Macarena no había pensado, tenía que ayudar a su tía con la casa y el ganado.

Le contó su problema al ratón Melocotón, que preocupado le dijo que juntos buscarían solución.

Melocotón y Macarena hablaron con su tía y le hicieron ver que no era justo todo lo que ella le pedía.

La tía Augusta entró en razón, ya no le pediría tantas cosas a Macarena, pues no era su obligación.

Así Macarena al fin tuvo algo de tiempo, ya podía aprender a leer. ¡Había llegado el momento!

Melocotón y Macarena quedaban cada día, ella le traía bizcochos y él le enseñaba a leer con paciencia y alegría.

Pocos días tardó Macarena en aprender a leer, pues Melocotón era muy buen maestro y todos lo debían saber.

Entonces Macarena decidió hacer un evento, una gran fiesta para agradecer a Melocotón todo lo que había hecho hasta el momento.

Todos los animales del Bosque del Saber acudieron a la fiesta porque a todos les gustaba leer, y se lo pasaron tan bien ese día que decidieron que cada año la fiesta se repetiría.

Y es así como año tras año en el Bosque del Saber, se celebra el día de los libros y de los animales a los que les gusta leer.


¡Do it right, protect their future!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice de contenido
importancia de que tu peque viaje a contramarcha

Por qué tu hijo debe viajar a contramarcha

desarrollo bebé ocho meses

Bebé de 8 meses. Desarrollo mes a mes.

consejos para el baño del bebe

Consejos básicos para bañar a tu bebé

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores tips sobre crianza respetuosa

Tus datos estarán seguros. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.

Tus datos serán tratados con máxima responsabilidad. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.