Índice de contenido
importancia de que tu peque viaje a contramarcha

Por qué tu hijo debe viajar a contramarcha

Todos los días, miles de niños y niñas viajan en coche con sus padres, abuelos, tíos… pero ¿lo hacen de forma segura? La correcta elección del SRI es de vital importancia, así como que los niños y niñas viajen a contramarcha el mayor tiempo posible. ¿Quieres saber por qué? En este artículo te lo contamos todo.

Importancia del uso de un buen SRI

El Sistema de Retención Infantil (SRI) es un elemento básico que debemos tener si utilizamos coche y tenemos peques, pero no todos los SRI son seguros. Es tan importante que ya deberías empezar a pensar en ello cuando empieces a planificar el embarazo, ya que hay mucho que aprender.

En un principio, los SRI fueron diseñados únicamente para retener al ocupante, es decir, que tu peque no saliese disparado en caso de impacto y además que no estuviese suelto por el vehículo “molestando”.

Por suerte, los tiempos avanzan y con ello la ciencia y también la conciencia(ción) de las personas, por lo que cada vez podemos encontrar más SRI seguros.

Existen SRI que solo retienen y SRI que retienen y además protegen. Al igual que el cinturón de seguridad nos protege en caso de accidente, el SRI es el encargado de proteger la integridad física de tu peque en caso de impacto.

Como decíamos, no todos los SRI son seguros, aunque su venta esté permitida (de esto hablaremos más adelante), la correcta elección del SRI puede suponer la diferencia entre una lesión medular y salir ileso, visto así, parece que la cosa está bastante clara ¿no?

Los SRI seguros son los que están orientados en el sentido contrario a la marcha, pero tampoco todos valen, ya que deben contar con unos elementos básicos de seguridad que iremos explicando a lo largo del artículo.

Además de la correcta elección del SRI es necesario un uso adecuado, de nada sirve tener la mejor silla de coche para tu bebé si después no le abrochas el arnés correctamente, por poner un ejemplo.

Uso correcto del SRI

Como decíamos, es muy importante que el uso que se le dé al SRI sea el adecuado, a continuación te daremos unos consejos básicos.

  • Instalación profesional: la prueba e instalación de la silla de tu peque debe hacerse en un centro especializado y por personal cualificado. Esto no significa que no puedas instalarla tú, de hecho lo ideal es que te enseñen a instalarla correctamente por si necesitas quitarla del vehículo en algún momento.

  • Revisión periódica de la instalación: es necesario revisar de vez en cuando que la instalación sea correcta, que no se haya aflojado el cinturón ni ningún otro elemento, cosas que pueden ocurrir con el uso diario.

  • Siempre sin abrigo: nunca debes montar a tu peque en su silla con el abrigo puesto, ya que impide el correcto ajuste del arnés, siendo muy peligroso en caso de impacto (efecto submarino). Si tu peque tiene frío, puedes taparle con una mantita o con su propio abrigo por encima del arnés.

  • Arnés bien ajustado: no hace falta que tu peque se ponga morado de tanto apretar, pero es necesario un buen ajuste para que el arnés haga su función (debe estar tan tenso que no puedas pellizcarlo con los dedos).

  • Cuidado con los objetos sueltos: un objeto suelto dentro del vehículo se convertirá en un proyectil, aumentando su peso y con ello la fuerza con la que impactará. Si le dejas a tu peque juguetes o el móvil, pueden causarle graves lesiones en caso de impacto.

  • Cuidado con los escapistas: hay peques que son muy listos y no les gusta estar atados, por lo que aprenden rápidamente a zafarse del arnés. Existen agrupadores de arnés que evitan las fugas, como el houdini stop, son verdaderamente útiles.

  • Posición correcta: tu peque debe llevar una posición correcta en su silla, no se le debe caer la cabeza ni llevarla pegada al pecho (ya que esto comprime las vías respiratorias, muy peligroso sobre todo en bebés).

  • SRI adecuado a su tamaño: debemos respetar siempre los límites de uso del SRI marcados por el fabricante (peso y altura) y vigilar que la cabeza no sobresalga por encima del cabezal.

  • Siempre A Contramarcha: los peques deben viajar A Contramarcha hasta mínimo los 4 años y 18 kg, extendiéndolo todo el tiempo posible.

silla coche bebe con isofix
Foto de BeSafe España. Instagram: @besafees

Por qué es más seguro viajar a contramarcha

El Sistema de Retención Infantil es el encargado de proteger a tu hijo en caso de accidente, pero no actuará de la misma forma si está orientado a favor de la marcha.

Un SRI A Contramarcha es aquel que está orientado en el sentido contrario a la marcha. Cuando un peque viaja en un SRI ACM, en caso de impacto la silla es la primera en absorber toda la energía, y el resto de fuerzas se reparten a lo largo de toda la columna.

Cuando un peque viaja en un SRI a favor de la marcha con arnés (como ocurre en muchísimos casos en nuestro país), el arnés retiene el torso dejando suelta la cabeza. En caso de impacto, la cabeza sale despedida hacia adelante ejerciendo una gran fuerza en el cuello del peque.

Tenemos que tener en cuenta que los peques tienen la cabeza considerablemente desproporcionada con el resto del cuerpo, si a esto le sumamos que su cuello hasta los 4 años todavía se está formando, tenemos la combinación perfecta para ocasionar una lesión grave.

¿Qué puede ocurrir en caso de impacto frontal en un SRI a favor de la marcha? Lo menos grave sería un latigazo cervical y daños en órganos internos, lo más grave sería una decapitación interna.
En un SRI A Contramarcha esto nunca ocurriría, es el único sistema que protege realmente a los peques.

Quizás estés pensando ahora en los pilotos de fórmula 1, que llevan arnés y van a favor de la marcha. En su caso, llevan además un dispositivo llamado hans que evita que la cabeza salga despedida, además de tener el cuello muy entrenado.

Como ves, A Contramarcha es mucho más seguro, pero no sirve cualquier SRI, debe tener todos los elementos de seguridad y si es posible, contar con el plus test, ya que es el único test que mide la carga cervical que soportará el peque en caso de impacto.

En países nórdicos como Suecia, tienen una tasa de mortalidad infantil en carretera cercana a cero, esto es porque sus peques viajan en sillas A Contramarcha desde finales de los años 60, por lo que no es una moda reciente como insinúan algunas personas hoy en día.

silla de coche acm
Foto de BeSafe España. Instagram: @besafees

Peligros de viajar a favor de la marcha con arnés o escudo

Cuando los peques viajan a favor de la marcha con arnés o escudo, están expuestos a sufrir graves lesiones.

En caso de las sillas con arnés, en caso de impacto el peque puede sufrir daños en los órganos y en la columna vertebral, llegando a producirse en algunos casos una decapitación interna.

Imagina por un momento que vas en coche y de repente se te cruza un niño y das un frenazo. ¿Qué ocurre con tu cabeza? Efectivamente, se desplaza hacia delante. En el caso de los adultos el dispositivo que utilizan es el cinturón de seguridad, que permite cierta movilidad para que el cuello sea acompañado por el resto del cuerpo y el latigazo cervical sea menor.

Si un adulto utilizase un arnés en lugar de un cinturón, su torso estaría más sujeto, por lo que el cuerpo no acompañaría a la cabeza en el movimiento hacia delante, cargando más peso en el cuello.

Ahora ponte en el caso de un bebé de un año, que tiene una cabeza mucho más grande en proporción con el resto de su cuerpo que la de un adulto. ¿Le pondrías en una silla con arnés a favor de la marcha? La respuesta es clara, sería muy peligroso.

En el caso de las sillas con escudo, existe el mismo problema, que se ve agravado además por la aplastación que pueden sufrir los órganos internos del peque. También se han visto casos de peques que han salido despedidos de este tipo de sillas.

Otro riesgo que hay al viajar a favor de la marcha (que es culpa del desconocimiento normalmente) es el traumatismo craneal al chocar la cabeza contra el asiento delantero. Esto se debe a la falta de distancia entre el dispositivo y el asiento delantero (debe ser al menos de 65cm).

Como ves, viajar a favor de la marcha con arnés nunca debería ser opción. Cuando tu peque ya no pueda ir en una silla a contramarcha deberá pasar a un elevador con respaldo (grupo 2-3) con un correcto guiado de cinturón.

¿Qué ocurre con una silla A Contramarcha en un impacto por alcance?

Cuando se habla de SRI A Contramarcha, muchas veces surge la duda de qué ocurre en un impacto por alcance, es decir, si otro coche nos golpea por detrás.

En primer lugar, debemos saber que el escenario más frecuente y lesivo es el impacto frontal, por lo que es más importante proteger a los peques ante este tipo de impacto, pero aún así, en un impacto por alcance, sigue siendo más segura una silla A Contramarcha, os contamos brevemente por qué.

Las sillas A Contramarcha no están colocadas “del revés”, sino que están colocadas en el sentido contrario a la aceleración del coche.

En un impacto por alcance se produce una fuerza de empuje hacia adelante, nunca hacia atrás. Si el vehículo es empujado hacia adelante, el niño que viaja A Contramarcha es empujado hacia el respaldo de su silla, repartiéndose así la fuerza del impacto por toda su columna.

Si el niño viaja en una silla a favor de la marcha y se produce un impacto por alcance, cuando se produzca la fuerza de empuje hacia adelante, el niño también será empujado hacia adelante, quedando así su cuello desprotegido.

La única forma posible en la que una silla A Contramarcha tenga el mismo efecto que una silla a favor de la marcha en un choque frontal sería en el caso de ir conduciendo marcha atrás y chocando. Pero conducir marcha atrás no es lo más habitual, ¿no?.

Debemos tener mucho cuidado entonces cuando aparquemos, que es la situación más común en la que se conduce marcha atrás, aún así, suele ser a velocidades muy reducidas por lo que el riesgo es menor.

mejor silla de coche
Foto de BeSafe España. Instagram: @besafees

Cómo elegir el SRI. Elementos básicos de seguridad

Ahora que ya sabes que viajar A Contramarcha es la única forma segura, te estarás preguntando cómo saber si la silla que vas a comprar es segura o no. A continuación te damos una serie de consejos para una correcta elección.

Acude siempre a una tienda especializada, no sirve cualquier tienda de puericultura. En una tienda especializada en sistemas de retención infantil cuentan con personal cualificado para realizar la instalación de la silla correctamente.

La silla debe adaptarse al peque y al coche, no solo al espacio del coche sino a los demás usuarios (hay sillas que ocupan mucho espacio en algunos coches y llegan a invalidar el asiento del copiloto, por ejemplo).

En la tienda especializada probarán varios modelos de silla hasta encontrar la solución perfecta, después dejarán la silla correctamente instalada y te enseñarán a instalarla por si lo necesitases en algún momento. Si no te ofrecen todo esto, desconfía de que realmente se trate de una tienda especializada.

Escoge una silla completa, esto quiere decir que cuente con todos los elementos de seguridad y elementos antirotación y antiretroceso.

  • Cinturón o isofix: la silla debe llevar un sistema de anclaje para sujetarla al vehículo, este puede ser el cinturón de seguridad o isofix. El isofix solo va normalmente hasta los 18kg, por lo que las sillas que son hasta más kg irán con cinturón.

  • Pata de apoyo: se trata de una pata que va desde la silla al suelo del coche. Sirve para evitar la rotación de la silla en caso de impacto.

  • Arco antivuelco o low tether: el arco antivuelco y las correas low tehters sirven para evitar el retroceso de la silla en caso de impacto. Habitualmente las sillas hasta 18kg llevan arco antivuelco, si son hasta más kg llevan low tethers, que son dos correas que van enganchadas al raíl del asiento delantero.

  • Buen material de absorción: el material de absorción es muy importante ya que será el encargado de absorber y disipar la energía en caso de impacto, cuanto más material de absorción tenga la silla, mejor.

  • Plus test: no es necesario pero sí muy recomendable que la silla escogida tenga el sello plus test, ya que garantiza un extra de seguridad por ser un test muy exigente.

Si tu silla cuenta con todos estos elementos, quiere decir que es una silla completa, por lo que si se adapta al peque y al coche es una muy buena elección.

elementos de seguridad de silla coche bebe a contramarcha
Foto de SomosWob

Isofix o cinturón ¿Son igual de seguros?

Como comentábamos antes, la silla de tu peque debe llevar un sistema de anclaje que puede ser el cinturón del coche o isofix. Muchas veces se dice que el isofix es más seguro, pero esto no es cierto, al menos no del todo.

El isofix tiene una carga máxima de peso entre la silla y el peso del niño, por lo que habitualmente solo aguanta hasta los 18kg del niño. Existen algunos modelos de sillas que aguantan un poco más, ya que han aligerado el material de la silla permitiendo así aumentar el peso del niño.

Si decimos que el isofix es más seguro que el cinturón, estaríamos diciendo que las sillas que soportan más de 18kg (existen muchos modelos de sillas ACM hasta 25kg) son menos seguras, esto no es cierto.

Ambos sistemas son igual de seguros, la diferencia está en la instalación y el margen de error.

El isofix tiene una instalación mucho más sencilla e intuitiva, por lo que es más fácil instalarlo y menos probable hacerlo mal.

Las sillas que van instaladas con cinturón son más complicadas de instalar, de ahí la importancia de acudir a tiendas especializadas donde nos instalen la silla y nos expliquen cómo hacerlo nosotros.

Si ambos sistemas están bien instalados son igual de seguros, por lo que no te preocupes si tu coche no dispone de isofix, o si la silla que has escogido no cuenta con este sistema, el cinturón es igual de seguro.

SRI de segunda mano o heredado

¿Sabías que los SRI caducan? Mucha gente lo desconoce, pero todos los SRI tienen fecha de caducidad. Esto se debe a que los materiales se van deteriorando con el paso del tiempo, debido al uso y a los cambios bruscos de temperatura que sufren dentro del coche.

Es por esto por lo que no se deben usar SRI de segunda mano. Existe además un problema añadido. Cuando compras un SRI de segunda mano, no sabes el uso que ha tenido ni si se ha visto implicado en un accidente.

Cuando un SRI se ve implicado en un accidente, ya ha cumplido su función, los materiales internos pueden estar dañados y dejará de ser seguro. Por eso cuando compras un SRI de segunda mano no sabes realmente si sigue siendo seguro aunque todavía no haya caducado.

Es distinto si se trata de SRI heredados, si tienes más de un peque es muy habitual heredar el SRI del hermanito mayor al menor. Esto no tiene ningún inconveniente siempre y cuando no haya pasado todavía la fecha de caducidad, ya que tú conoces realmente el uso que le has dado a ese SRI.

Recuerda que un SRI es el único elemento que le salvará la vida a tu peque en caso de ser preciso, por lo que no debes jugártela nunca en ese aspecto. Hoy en día existen SRI para todos los bolsillos, como te contamos a continuación.

¿A Contramarcha es más caro?

Uno de los problemas más habituales que tiene la gente con los Sistemas de Retención Infantil A Contramarcha es el precio.

Muchas personas consideran que estas sillas son demasiado caras, pero ¿acaso la seguridad de tus hijos tiene precio? El precio elevado se debe al proceso de fabricación, investigación previa, materiales y demás, por lo que es normal que cuesten más que una silla básica de supermercado (que no es segura).

Aun así, cada vez existen más opciones de sillas ACM a precios más asequibles. Hoy os vamos a mencionar algunos ejemplos:

Wob uno: es una silla que cuesta 199 euros. Abarca de 9 a 18kg y es ACM pura, con plus test. Se instala con cinturón, pata de apoyo y low tethers. Es una de las opciones más recurrentes para el segundo coche o el coche de los abuelos. Se adapta muy bien a casi todos los coches y tiene una buena inclinación, por lo que es una estupenda opción.

Akita babysafe: se trata de una silla que cuesta solo 189 euros. Abarca de 0 a 18kg, ACM pura, cuenta con el sello plus test. Se instala con cinturón, pata de apoyo y low tethers. No es una opción muy habitual ya que en España la encontramos en pocas tiendas, pero si se adapta bien al coche es totalmente segura.

Axkid move: esta silla cuesta 279 euros y va de 9 a 25kg. Es una silla ACM pura con plus test. Se instala con cinturón, pata de apoyo y low tethers. Es una buena opción, sobre todo para peques con un percentil de peso alto.

Como ves, existen opciones más económicas, por lo que nunca debería ser excusa el precio. Además, en la mayoría de tiendas puedes financiar el SRI.

Cabe mencionar que existen otros SRI que son más caros pero que tienen más tiempo de uso, por lo que, a la larga, resultan más baratos. Es interesante hacer cuentas, dividir el precio entre los años de uso, para darse cuenta de cuál compensa más.

Recordamos que es imprescindible acudir siempre a una tienda especializada, para que te asesoren sobre que SRI es mejor en tu caso y lo instale un profesional, comprobando siempre que se adapte al coche y al peque.

Normativas de homologación: ¿Homologado es igual a seguro?

Muchas veces, cuando se habla de sistemas de retención infantil se piensa que todo lo que se vende es seguro. ¿Por qué iban a vender si no una silla para bebé sabiendo que no es segura?

A veces es difícil entender que los intereses económicos muchas veces van primero, y que no todo lo que se vende como “producto bueno para bebés” es beneficioso realmente para ellos.

Homologado significa LEGAL, es decir, que se puede vender. ¿Se pueden vender SRI legales e inseguros? La respuesta es SI.

En España, el Reglamento General de Circulación (actualización del Real Decreto 667/2015, de 17 de julio de 2015) nos indica que los menores de edad que no superen los 135 cm de altura, deben ir en un SRI homologado a su talla y peso. Nos indica también que deben viajar en los asientos traseros excepto en 3 casos:

  • Si el vehículo no dispone de asientos traseros.

  • Cuando los asientos traseros están ocupados por otros menores en sus SRI.

  • Si la instalación de un SRI homologado no es posible en los asientos traseros (falta de cinturones por ejemplo).

En el caso de llevar a un menor en su SRI A Contramarcha en el asiento delantero, debes desactivar siempre el airbag.

Debido a que la LEY nos obliga a hacer uso de un Sistema de Retención Infantil, es necesaria la existencia de normativas de homologación para estos sistemas. En España, las normativas de homologación de los SRI son las mismas que en el resto de Europa.

Actualmente conviven dos normativas de homologación para los SRI, de las que hablaremos a continuación.

Pero antes te explicaremos de forma muy sencilla en qué consiste una normativa de homologación de un SRI. Muchas personas piensan que los ensayos y crash test por los que pasa un SRI para homologarse son pruebas duras y exigentes, que garantizan que el SRI es seguro. Ojalá esto fuese cierto, pero nada más lejos de la realidad.

La homologación de un SRI se hace básicamente para garantizar la compatibilidad de la silla con los distintos tipos de vehículos (modelos y marcas) y lo único que nos garantiza además de eso es que el bebé no saldrá despedido de su sillita en el caso de un impacto en ciudad.

¿De qué te sirve que tu bebé no salga despedido si puede sufrir incluso una decapitación interna? De bien poco, las normativas de homologación trabajan bajo criterios de seguridad mínimos, muy por debajo de lo realmente seguro.

Aún así, hay quien quiere vendernos que una silla homologada bajo una normativa más “moderna” es más segura que una silla homologada bajo la normativa anterior, esto es cuanto menos, gracioso.

Vamos a hablar sobre las dos normativas de homologación que conviven actualmente, simplemente para que conozcas de qué se tratan.

Normativa ECE R44

Esta normativa se creó en 1981, con la finalidad de garantizar la compatibilidad sillita-vehículo con el mayor número de vehículos posible.

Los criterios de seguridad son inexistentes, lo único que te garantizan es que tu bebé no saldrá despedido de su sillita y no se golpeará con el asiento delantero.

Esta normativa ha tenido 4 actualizaciones: R44/02, R44/03 y R44/04 (todavía vigente) y la última con la que le cambiaron el nombre y pasó a ser UN-129.

En esta normativa, las sillas se dividen en grupos que van determinados por el peso: grupo 0 (0-9kg), grupo 0+ (0-13kg), grupo 1 (9-18kg), grupo 2 (18-25kg) grupo 3 (hasta 36kg)…

Existen distintas combinaciones de estos grupos: grupo 0-1, 1-2, 1-2-3, etc.

Con esta normativa, la obligatoriedad de viajar A Contramarcha es únicamente hasta los 9 kg, ya que los grupo 0 siempre van orientados A Contramarcha. A partir de los 9 kg, son los padres los que deben decidir si quieren seguir usando sistemas legales o también seguros.

Normativa UN-129

Esta normativa es una modificación de la normativa anterior, que parecía prometer grandes avances sobre todo en tema de seguridad, pero que al final quedaron en el aire.

Del año 2013 hasta la actualidad, nos han vendido esta nueva normativa (conocida popularmente como i-size) como el no va más en seguridad. Un gran márketing le han hecho, cuando padres y madres se creen que su sillita es más segura por llevar el “apellido” i-size.

En esta normativa se modifican algunos aspectos de la anterior, como que los límites de uso del SRI ahora van definidos por altura.

Las sillas que se instalan con isofix, van además delimitadas por peso, no pudiendo superar el peso de 33kg entre niño y silla.

La edad mínima que debe tener un peque para viajar a favor de la marcha son ahora 15 meses, lo cual es todavía muy insuficiente (creemos que se desaprovechó aquí una gran oportunidad para aumentar el uso de SRI ACM hasta al menos los 4 años, edad mínima que debería tener un peque para viajar a favor de la marcha).

Se incorpora un crash test lateral, que no es muy exigente, pero garantiza al menos el uso de sistemas con protección lateral.

Además, incorporan la creación de nuevos dummies para los ensayos, aunque no se ajustan mucho con la realidad, ya que se trata de dummies muy rígidos que no pueden reproducir las características de un impacto real.

Con esta normativa de homologación siguen sin medirse los daños reales en un impacto, que es lo realmente importante. ¿Qué ocurre con el cuello de nuestro bebé? ¿Quién mide la carga cervical que puede soportar? De momento, las normativas de homologación no llegan a ello, pero para eso tenemos el PLUS TEST.

silla de coche acm besafe
Foto de BeSafe España. Instagram: @besafees

¿Qué es el sello PLUS TEST?

Cuando hablamos de SRI A Contramarcha y de seguridad, es inevitable oír las palabras “plus test”. Seguro que alguna vez te han dicho que si tu silla tiene el sello plus test es una silla segura, ¿verdad? No hay test más exigente que el plus test.

Se trata de un test de carácter voluntario al que los fabricantes de sillitas se someten para comprobar la seguridad de sus sistemas. Es el único test que mide la carga cervical, algo de vital importancia cuando hablamos de seguridad.

El crash test que se realiza en las pruebas para el plus test es mucho más exigente que una simple homologación, la pared con la que chocan es de hormigón, las velocidades no son las mismas y los dummies tampoco, ya que estos están dotados de sensibilidad para poder medir realmente los daños.

Ninguna silla de frente a la marcha podrá superar nunca el plus test, ya que superaría los límites de supervivencia del cuello del niño.

Pero, ¿de dónde salió el plus test? En Suecia, en 1975, antes de que en Europa nos preocupásemos por estos asuntos, se creó el T- Standard, que es el código de circulación sueco.

En él ya se incluían aspectos sobre la seguridad de los más pequeños en el coche, en concreto de los menores de 4 años, que son los más vulnerables.

Como en Suecia ya conocían los peligros de viajar a favor de la marcha (basados en pruebas y datos científicos), crearon una serie de pruebas con mediciones de cabeza y de tórax tan exigentes que únicamente las sillas A Contramarcha podían superarlas.

De este modo, en Suecia no se fabricaban SRI a favor de la marcha para menores de 4 años porque sabían que no eran seguros, estos sistemas no pasarían la homologación (ya que, a diferencia del resto de Europa, en Suecia sí tenían en cuenta la seguridad).

El resto de criterios de las pruebas de homologación eran igual que en el resto de Europa, solo se diferenciaban por las mediciones y los límites.

Las sillas suecas contaban entonces con un doble etiquetado: la etiqueta de R-44 y la etiqueta de T-TEST, correspondiente al estándar sueco.

En 2008, Europa le dio un ultimátum a Suecia para que se acogiese en exclusiva a la normativa europea, si no, no podrían seguir vendiendo sus productos en el resto de Europa.

Desde ese momento, el laboratorio de homologaciones VTI, convirtió esa prueba en una de carácter voluntario para los fabricantes, cambiándole el nombre por PLUS TEST.

Aunque a día de hoy, en Suecia sea legal llevar a un bebé o niño pequeño en una silla a favor de la marcha, no verás nunca eso en sus carreteras, porque llevan tantos años viajando A Contramarcha y con tan buenos resultados en seguridad, que a nadie se le ocurre hacer tal barbaridad.

Gracias a todo esto, los fabricantes que se quieren someter a las pruebas del Plus test, pueden hacerlo y así demostrar que sus sillas son realmente seguras.

Mitos de viajar a contramarcha

A continuación os vamos a hablar de algunos de los mitos más comunes de viajar ACM:

  • No le caben las piernas: es quizás de los más extendidos, pero nada tiene de cierto. Las sillas ACM tienen espacio suficiente para las piernas, además de que los peques van más cómodos con las piernas flexionadas que colgando.

  • Precio elevado: si comparamos el tiempo de uso con el precio veremos que las sillas A Contramarcha no resultan caras, además existen opciones más económicas.

  • No caben en todos los coches: existen muchos modelos de sillas ACM, simplemente es necesario encontrar la que se adapte a tu coche, por eso es tan importante acudir siempre a una tienda especializada para probar la silla en el coche.

  • No caben 3 sillas: en los coches que no tienen 3 asientos reales, a veces es un reto colocar 3 sillas ACM, pero los profesionales de las tiendas especializadas son expertos en hacer tetris y encontrar soluciones a cada situación.

  • Se aburren, no miran nada: cuando los peques viajan ACM realmente tienen más campo de visión, ya que tienen toda la luna trasera para observar el trayecto. Además, contra el aburrimiento hay una fácil solución: juegos, canciones, hablar con ellos…

  • Si ya va AFM no lo puedo cambiar ACM: cuando nos enteramos tarde de que viajar AFM es peligroso, muchas veces pensamos que no va a querer ir ACM. Aquí se trata de priorizar qué es más importante, la seguridad o lo que tu peque quiera. ¿Quién decide sobre temas importantes de seguridad? Si has decidido que tu peque viaje seguro, simplemente juega un poco con la psicología (“vas a tener una silla nueva súper guay”, “tu nueva silla es de niño mayor”, “con esta silla vas a ver todo mejor…”)

  • ACM se marea: los peques que se marean en coche se van a marear ACM o AFM, muchas veces se cambia de sentido de la marcha porque se marea, pensando que así no lo hará. A veces funciona, pero esto se debe al cambio de silla y no al cambio de sentido.

  • Es muy mayor para ir ACM: siempre que el niño pueda ir ACM por peso y altura no es demasiado mayor, cuanto más tiempo ACM más tiempo viajará seguro.

Estos son solo algunos de los mitos de viajar ACM, cada día escuchamos alguno nuevo, pero todos y cada uno de ellos son rebatidos porque la seguridad es lo más importante.

mitos de viajar a contramarcha

¿Y si mi peque ya no puede ir A Contramarcha?

Tenemos claro que viajar A Contramarcha es la forma más segura. No existe una edad en la que sea seguro viajar a favor de la marcha, incluso los adultos viajaríamos mucho más seguros A Contramarcha. Aún así, llega un momento en el que es físicamente imposible seguir viajando A Contramarcha.

Cuando se han agotado todas las posibilidades de viajar ACM (por peso y altura del peque) toca cambiar el Sistema de Retención Infantil por uno a favor de la marcha, pero ¿cómo tiene que ser?

Lo principal que tenemos que tener claro es que nunca se debe viajar a favor de la marcha con arnés, ya que en caso de impacto, el arnés retiene el tronco por completo, dejando suelta la cabeza, ejerciendo una gran fuerza sobre el cuello del niño.

Debemos escoger un SRI grupo 2-3 con un buen guiado de cinturón. El cinturón debe pasar por la clavícula del niño y sobre la pelvis. Es muy importante que el cinturón no le quede en la barriga ni a la altura del cuello, ya que se trata de zonas muy delicadas.

Existen muchas sillas de grupo 2-3 que son seguras, lo más importante es que tengan una buena protección en la zona de la cabeza y un correcto guiado de cinturón.

¿Cuándo puedo poner a mi hijo a favor de la marcha? Lo mínimo es 4 años y 18kg, pero cuanto más tarde mejor. Hoy en día tenemos sillas ACM con las que pueden viajar seguros hasta los 7 u 8 años, cambiarlos antes de tiempo no es la mejor opción.

Recuerda acudir siempre a una tienda especializada para probar la silla en el coche y con el niño.

Si tienes alguna duda sobre Sistemas de Retención Infantil, puedes dejarnos un comentario.

¡Do it right, protect their future!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice de contenido
mentiras en la infancia cómo afrontarlas

Mentiras en la infancia: cómo afrontarlas

cómo desarrollar la confianza en la infancia

Cómo desarrollar la confianza en uno mismo desde la infancia

descubre la importancia de fomentar la empatía en la infancia

Cómo fomentar la empatía en la infancia

aprender a escuchar en la infancia

Aprender a escuchar: claves para que tus hijos te escuchen

educación financiera en la infancia

Educación financiera en la infancia

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe promociones, descuentos y los mejores tips sobre crianza respetuosa

Tus datos estarán seguros. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.

Tus datos serán tratados con máxima responsabilidad. Recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento.